.
.







.

EPRODUCCIÓN DE VÍDEOS DE "EL OTRO LADO"

LISTA DE REPRODUCCIÓN DE VÍDEOS DE "UNA PALABRA EQUIVOCADA"

LISTA DE REPRODUCCIÓN DE "EL SOL DE LA TARDE"

viernes, 29 de enero de 2010

EL OTRO LADO, 2ª PARTE "VERSIÓN ESCRITA" I Y II" (VÍDEO TERCERO)







Versión Escrita




Dalí, Estudio para el telón escénico del ballet Tristán e Isolda




I




“Desbautizar el mundo,


sacrificar el nombre de las cosas


para ganar su presencia.”


Roberto Juarroz: 



“SEXTA POESÍA VERTICAL, 1975, 40 (para Roger Munier)” 







¿Y para qué someterse de nuevo a su versión escrita desfigurada hecha de extremos y circunvalaciones confundiendo, induciendo, poniendo, gestando allá o allá? ¿Por qué no ir sin más a describirlo, citarlo, atestiguarlo, hasta tal punto dicho que obligue a cerrar los ojos queriéndolo no ver, tocar, no ver?


¿Acaso es la palabra verdad porque es verbo, adjetivo, columna, porque es espacio, signo, necesario inventar, porque no es, sí es, es adverbio? Es tiempo cuando la guerra, cuando afuera, cuando reconociendo las medidas, los alimentos, las cajas, los rincones, son prueba, señal de que hubo humo, yendo y viniendo a comprobar, contrarrestar, a demostrar, atentando, infringiendo.


Algunas veces una pierna se quiere ir a dormir y enlentece, se cierra, se calla.


Cierro los ojos: tarda al pasar por el pasillo, apenas aparece el café, el pensamiento, el desayuno, en la mitad de los libros se pierde. Lleva en el brazo un cortaplumas, he contado tres gotas, en su cara hay un gesto que no tiene emoción, gesticula, lleva la mano hacia el bolsillo, ya no avanza, hormigas en los ojos.


Se va despacio ejecutando un compás con su equilibrio, una parte le cede a la otra parte celeridad.


Cierro los dedos, se enlentece el cuadrado del pasillo donde las hojas.


En su versión de tinta las palabras se pelean con él, atraviesa el pasillo sin café, guarda distancia, duerme.

En la rampa la luz enceguece, le hago nítidamente desaparecer, siente.

En su versión de humo entra en la página hecho de astillas, se desabrocha la camisa, alza los brazos, los remos, los pies, mueve las manos, de papel.


Otras veces despierta y la voz le devuelve densidad, sujeto firme a su centro atraviesa mi pecho, podría saltar el cerco en el que se desenvuelve manipulando mi reloj. Luego arrastro los ojos, le sigo al ascender: primero un pie, luego el otro, saca un bolígrafo de la camisa y anota una oración: ¡todo el silencio!.



Agacha la cabeza buscándose las manos que ya le desconocen, ¡hace ya tanto tiempo que comenzó a dudar!




II




Dalí, Estudio para el telón de fondo de Tristán loco





Ahora que tiene un cuerpo, le tengo que inventar para que no le desbaraten las palabras. Ahora que tiene palabras le tengo que dar brazos para que cruce por el pasillo. Ahora que tiene piernas le tengo que escribir para poderlo ir a llamar.


Ahora que eres silencio tengo que estar en el silencio para poderte escuchar. Ahora que tienes cueva tengo que fabricar la cueva para que entremos a una casa. Ahora que se ha apagado el fuego pido el fuego.